bootstrap table

Hilos Tensores

Lifting sin cirugía

Los hilos tensores intradérmicos consiguen tensar y mitigar las arrugas y la flacidez del rostro y del cuerpo. La colocación de hilos tensores es una nueva técnica no invasiva que consigue un efecto de tensión y re-densificación de la piel, más suave que un lifting quirúrgico, pero más natural.

El procedimiento consiste en el caso de los pómulos en la colocación de unos hilos tensores intradérmicos que van desde la zona anterior de la oreja hasta el surco nasogeniano (el surco que se forma entre la nariz y la boca) y hasta el lateral del mentón. De este modo consiguen recolocar el pómulo en su posición original, tensando y reafirmando el óvalo facial.

Hilos tensores
«Los hilos tensores son una interesante solución a la flacidez facial con unos resultados altamente satisfactorios»


El procedimiento consiste en el caso de los pómulos en la colocación de unos hilos tensores intradérmicos que van desde la zona anterior de la oreja hasta el surco nasogeniano (el surco que se forma entre la nariz y la boca) y hasta el lateral del mentón. De este modo consiguen recolocar el pómulo en su posición original, tensando y reafirmando el óvalo facial.

 

El tratamiento se realiza en la misma consulta y se prolonga durante unos 40 minutos. Es un tratamiento ambulatorio que solo requiere anestesia tópica.

 

Los hilos están fabricados en un material 100% biocompatible (el mismo que se utiliza en algunas suturas quirúrgicas), son totalmente reabsorbibles y su grosor es de micras. Al ser biocompatibles las reacciones alérgicas son excepcionales teniendo una muy baja incidencia los efectos secundarios como morados, inflamación etc., lo que permite la incorporación a la vida cotidiana de forma inmediata.

 

Se pueden poner solo en una zona como el mentón, perfil mandibular, pómulos, cuello, etc., o puede hacerse un tratamiento completo cuando el tratamiento se extiende al rostro completo y cuello. Este tratamiento permite retoques y nuevas implantaciones en cualquier momento sin interferir en las anteriores.

  

El mecanismo del hilo es un efecto de tensión muy duradero a largo plazo, alrededor de 2 años”. Su efecto es muy rápido, aparece a partir de los quince días o un mes de su colocación y alcanzan su máxima tensión a los tres meses de su implantación. Los hilos son capaces de estimular la formación de colágeno y elastina, por lo que mejora la calidad de la piel y su flacidez”.


Este tratamiento está indicado para personas a partir de los 35 años, cuando aparecen los primeros signos de flacidez o bien como tratamiento preventivo o reparador del descolgamiento. Idóneo para aquellos pacientes que quieren reafirmar la piel y eliminar la flacidez sin cirugía.

¡COMPARTE ESTA PÁGINA!