bootstrap buttons

Carboxiterapia

Celulitis, Flacidez y Grasa Localizada

Desde que se conocen las propiedades beneficiosas del Dióxido de Carbono para problemas circulatorios y de piel, muchas han sido las aplicaciones médicas y estéticas que se han dado a este gas.

Es un tratamiento no quirúrgico en el que se usa terapéuticamente el anhídrido carbónico (CO2) por vía percutánea, subcutánea o intradérmica. 

Carboxiterapia

Se aplica para mejorar la microcirculación sanguínea, para reducir los tejidos grasos y para rejuvenecimiento cutáneo. Con la carboxiterapia se consigue una oxigenación que mejora notablemente la elasticidad de la piel.


La terapia consiste en micro inyecciones de CO2 médico en la zona a tratar, mediante una finísima aguja conectada a un aparato que regula la velocidad del flujo, el tiempo de infusión y la dosis. Este gas no representa ningún peligro, puesto que es el mismo que expulsa nuestro cuerpo a través de la respiración. Este tratamiento se suele realizar dos veces a la semana y las sesiones suelen ser de unos 20 min y el paciente puede reanudar su actividad habitual inmediatamente.

¡COMPARTE ESTA PÁGINA!